¿Por qué los dientes se ponen amarillos?

Los profesionales de la odontología conocen cuáles son los mejores productos y utensilios para poder llevar a cabo su trabajo, algo que es posible gracias a las firmas de calidad especializadas en venta de material odontológico. Dentro de esos productos se encuentran los limpiadores y blanqueadores dentales y si hablamos de ello, queremos enumeraros los principales motivos por los que los dientes se vuelven amarillos.

Razones por las que los dientes se ponen amarillos

Una de las razones más comunes por las que los dientes pueden llegar a ponerse amarillos es por el tabaco. Este producto oscurece los dientes gracias a la gran cantidad de componentes tóxicos con los que cuenta, algo que hay que controlar si no se quiere que los dientes adquieran un tono amarillento poco favorecedor.

Una mala higiene bucal es otro de los detonantes para tener los dientes amarillentos. Hacerlo mal o peor aún, con muy poca frecuencia, hará que el sarro se acumule en los dientes, proporcionando un color amarillento.

Los alimentos y bebidas ácidas o demasiado fuertes, también tienen que ver en la coloración amarilla de la dentición. Los refrescos, el té negro, el café o algunas salsas picantes pueden dañar el esmalte, haciendo que los cromógenos creen coloraciones diferentes, entre ellos ese color amarillento que se debe eliminar.

Para finalizar, hay otros aspectos que se deben tener en cuenta como son la genética y el envejecimiento, algo contra lo que no se puede luchar. Hay personas que tienen los dientes amarillentos pero eso no quiere decir que tengan una mala higiene ni ninguno de los casos que hemos expuesto anteriormente, simplemente puede ser algo hereditario.